Sobre el proyecto

Esta entrevista es de cómo inició el proyecto y qué forma su base sólida.

 

Tan parecido a pequeño Brad Pitt, Timur abraza cuidadosamente a su hermana menor Varya sin dudas entregándole su otro juguete, como siempre cuando la niña se lo pide.

 

“Son distintos como tierra y cielo, – comenta su madre Ksyusha, – Timur es muy reservado y cortés, Varyusha es como una tormenta. Creo que la base de su relación armoniosa es paciencia de Timur. Mira, él entregó su juguete sin pensar. Al mismo tiempo, Timur es tal como es gracias a su padre Yan quien educa a su hijo con la regla “primero todo es para tu madre y Varya, y solo después para nosotros”. Yan con su propio ejemplo demuestra respeto, paciencia y prudencia, lo que yo valoro mucho”, comenta Ksenia Petrina.

 

La familia de Petrin es como un sueño dorado de núcleo familiar, pero no es porque sea ideal, impecable, o cumpla con doctrinas científicas y consejos de revistas glamourosas, sino porque en esta familia reina el amor, respeto y apoyo mútuo, y libertad. Bueno, a decir verdad, el glamour del sueño hecho realidad sí que existe en nuestra familia: el mar, el sol, la felicidad y ninguna rutina diaria. Hace unos años la familia no podía imaginar su mudanza de San Petersburgo a República Dominicana. Esta entrevista es sobre cómo dejar de hacer lo que no te gusta, empezar a vivir tu vida sin complicarla. También es de cómo una mánager de un banco de la capital norteña de Rusia se hizo Dominicanamama para cuidar salud y felicidad no solo de su propia familia, sino de todos los pequeños habitantes y sus padres en la isla soleada que se ha convertido en su casa.

 

-En realidad, todo empezó desde estas imágenes, – Ksyusha muestra dos pinturas, ambas representan una casa al lado del mar, cuatro hijos y sus padres que se quieren mucho, – Yan y yo los pintamos en 2010 cuando el psicólogo pidió representar en el papel una familia ideal en futuro. Es sorprendente cómo todo haya coincidido con la realidad. Pero a pesar de los mismos sueños que compartíamos Yan y yo, al principio el plan era totalmente diferente. Pensábamos en trabajar mucho en Rusia para ahorrar dinero, educar a nuestros hijos y después irnos a alguna isla y caminar descalzos y en los shorts. Pero ya cuando estaba embarazada con Timur, me di cuenta de que no quería volver al trabajo en la oficina, no quería dejar a mi hijo con ninguna niñera, matarme en el trabajo hasta las 10 de la noche sin ver cómo crecía mi hijo. Sí, yo ganaba bien, pero a precio de pasar días enteros en la oficina, arreglar el papeleo, hablar con jefes mediolocos por el estrés… Era bastante para mí. No era mi vida. Hablé con Yan y nos preguntamos ¿por qué habíamos prescrito que podríamos vivir al lado del mar solo a la tercera edad? ¿Por qué no podíamos hacer esto en aquel mismo momento? ¿Por qué no daríamos a nuestros hijos el chance de vivir al lado del mar desde su infancia? Entendímos que todos los obstáculos existían solo en nuestra cabeza. Nos sentamos, abrimos el mapa, averiguamos sobre la legalización, vendimos todo y nos fuimos en 2 semanas. Nunca me he arrepentido de eso.

 

¿Cómo era el proceso de adaptación?

 

Contratamos a un tutor de español, estudiábamos el idioma 3 veces a la semana durante 3 meses, pues aprendí el español muy rápido. Era difícil adaptarse a nueva comida y cultura. Me parecía sospechoso siempre saludarse, escuchar cumplidos… Pero ahora esto es norma. Aunque ves a alguien solo 2 segundos, tienes que saludarlo y preguntar cómo está, o te considerarán incortés. En este sentido, Dominicana me encanta, porque sinceridad, amabilidad y sonrisas forman parte de la vida diaria.

 

¿A qué te dedicas en República Dominicana?

 

A Dominicanamama.

 

¿Qué es Dominicanamama?

 

Dominicanamama es todo sobre los niños en Dominicana. Hoy Dominicanamama va creciendo en un proyecto grande con prácticas offline, aunque al principio se posicionaba solo como un grupo en Facebook dónde se publicaban entrevistas interesantes y consejos para las madres en Dominicana. Pero por mi propia experiencia conozco la importancia de recibir una consulta profesional en este país, obtener información comprobada y relevante necesaria para garantizar salud y felicidad para tus hijos. No compartimos artículos que nos gustan en Facebook. Los hacemos nosotros mismos a través de las visitas a los mejores pediatras, psicólogos, cocineros, maestros de yoga y otros especialistas que dan consejos profesionales. Cualificación de los expertos debe ser comprobada no solo con diplomas, sino también con experiencia.

 

¿Qué temas existen en este grupo?

 

Cuando nos mudamos a Dominicana, no entendía nada sobre cómo organizar nuestra alimentación, qué y dónde comprar. Por eso ahora el grupo tiene un tema llamado “sobre comida”. Para desarrollar este tema incluso implementamos un proyecto especial. Tomamos recomendaciones de un pediatra y el chef del restaurante “La Terraza en Cocotal” preparó un menú infantil a base de esas recomandaciones. El menú incluía los platos mas sencillos y fáciles de preparar en casa. Las recetas, listas de productos, fotos y recomendaciones del pediatra pronto serán publicados en la página web de Dominicanamama. Allí también publicaremos un menú infantil del año nuevo.

 

Además, tenemos un tema de “actividades” donde entrenadores profesionales (de yoga, boxeo, natación y otras disciplinas) dan recomendaciones y consejos sobre cuándo y cómo es mejor empezar a practicar deporte con los niños, por qué hay que elegir unas disciplinas particulares, qué riesgos conllevan varios tipos de deportes y otros momentos relevantes.

 

No es menos importante que Dominicanamama cuente cómo organizar el tiempo libre de los niños, por ejemplo contamos con una agenda de eventos. Tenemos un tema llamado “mercadillo” donde la información es publicada solo por personas físicas, mientras que las compañías y tiendas son bienvenidas al bloque de publicidad.

 

¿Y en cuanto al tema de educación?

 

Por supuesto, dedicamos una parte importante a la educación en el marco del proyecto Dominicanamama offline. Creamos el curso “Superniñera” que vendimos con éxito al principal hotel para niños en República Dominicana “Nickelodeon”. Este curso elaborado en asociación con la Cruz Roja, Punta Cana Doctors, cuesta 150 dólares, pero Dominicanamama como organizador aporta 2 puestos gratis para cada grupo (25-30 personas). Por eso si alguien quiere participar, puede llamarnos, porque tiene el chance de hacer el curso gratis. El curso “Superniñera” cuenta con un pediatra que informa sobre las cosas básicas, por ejemplo, que no se puede dar al niño agua muy fría, que hay que tener mucho cuidado con detergentes y otros productos químicos. Nuestro psicólogo ayudará a organizar el proceso de aprendizaje para niños para que no sea aburrido y sea eficiente, así como recomendará qué hacer cuando los niños lloran. El especialista de urgencias cuenta cómo prestar ayuda en situaciones de urgencia, en los casos más difíciles, por ejemplo, cuando se necesita respiración artificial. Incluso pedimos unas maquetas para mostrar las técnicas prácticas.

 

¿Y tú misma contratarías una niñera que ha hecho tal curso?

 

Claro que sí, pero la verdad es que todas las niñeras que han hecho el curso encuentran el trabajo de una vez. Además, nosotros pensábamos que trabajaríamos solo con la gente que estaba buscando trabajo, pero resultó que en la mayoría de los casos llegan las niñeras ya contratadas para mejorar sus capacidades.

 

Muy pronto lanzamos el proyecto para niños “El mes de profesiones”. Los niños de 3 a 8 años serán separados en grupos y cada domingo durante un mes visitaremos juntos un lugar de trabajo. Pensamos en poder ver cómo funciona la planta de energía eléctrica, cómo cuidan a los animales, cómo siembran frutas y vegetales. También quiero que los niños vean cómo la gente trabaja por 2 dólares en los campos cultivando la caña de azucar y aprendan a respetar cualquier trabajo. Además, será interesante el curso de supermarketing para niños.

 

¿Cómo es posible enseñar supermarketing a los niños de 3 años?

 

Esta idea es una maravilla. Organizaremos esto para que los niños ayuden a arreglar la mercancía, los mayores estarán en la caja, alguien estará con los administradores. Quizás, utilicemos el supermercado Jumbo que se abre pronto.

 

¿Puedes dar más detalles sobre la organización de este curso para que los padres no se preocupen por sus hijos que estarán con ustedes todo el día?

 

Contamos con una compañía de transporte que se encarga de transportación. Acordamos un lugar de encuentro donde se reunen los padres con sus hijos y de donde llevamos a nuestros pequeños participantes al evento. Suponemos que tengamos una niñera para cada 3 niños. El evento se desarrolla de las 8 de la mañana hasta las 2 de la tarde. Después llevamos a los niños al lugar de encuentro. Los niños tendrán comida y agua durante la participación. Y así durante un mes.

 

¿Cómo los padres pueden inscribir a sus hijos en este proyecto?

 

Vamos a anunciar este proyecto, pues, podrán hacer una solicitud por email, por teléfono o en la página web.

 

¿Tú misma quieres ver a tus hijos trabajando en algún lugar particular? Los identificas con alguna profesión o el estatus?

 

Quiero que mis hijos gocen de buena salud y felicidad. En cuanto a la profesión, no tengo ninguna idea especial, y aunque se encuentren en alguna otra religión u orientación sexual, lo aceptaré. Hemos hablado con Yan de que lo peor es cuando uno es infelíz. No quiero esto para mis hijos, tampoco deseo que oculten algo de mí, al contrario trato de escucharlos siempre, mostrarles mi apoyo en cualquier situación.

 

Por ejemplo, para Timur he escogido una academia multicultural, o sea una escuela donde estudian niños de varios países, de diferentes nacionalidades, religiones, distintos colores de piel. Me encanta que en esta escuela cada mes es el mes de algún país y que los niños estudian costumbres, culturas, celebran fiestas importantes de diferentes países. Tienen una alumna que es más negra que una noche, es haitiana a quien la directora de la escuela ha permitido estudiar gratis. Y Timur está enamorado de esa niña. Estabamos tan emocionados con lo que el primer amor de nuestro hijo era así. Para mí es muy importante mostrar a mis hijos que no somos diferentes, al contrario, todos somos seres humanos y nadie es superior.

 

Todos somos tenemos derechos humanos al nacer. Y me gustaría que la educación y medicina sean gratis para todos. Dominicanamama hace todo lo posible para alcanzar este objetivo. Me encantaría ayudar a los habitantes dominicanos que ni siquiera saben las cosas básicas, sencillas, pero hasta ahora todos los retos han sido de carácter organizacional. Por ejemplo, para dar lecciones es necesario por lo menos encontrar un lugar, ni decir del apoyo financiero mínimo. Bueno, pero de todas formas, para el año nuevo vamos a organizar consulas para 10 niños de diferentes partes del país con el mejor oculista de la república.

 

¿Cómo se organizará la selección?

 

Las solicitudes serán recogidas en las clínicas asociadas al proyecto. Será necesario traer las copias de dictámenes médicos o mandarlos por correo electrónico. El doctor elegirá los casos más difíciles e interesantes, y los niños serán invitados a la consulta gratis.

 

¿Solo los dominicanos podrán entregar las solicitudes o los extranjeros, por ejemplo los haitianos sin papeles, también pueden recibir consulta gratis? Creo que la demanda será grande…

 

Todos, pero por lo menos necesitan escribir una solicitud. En las iglesias y las oficinas de la Cruz Roja en Bávaro estarán buzones adicionales para solicitudes. A los que no saben escribir les ayudarán sin problema.

 

¿Hasta qué escala piensas desarrollar el proyecto Dominicanamama?

 

Hasta que cuente con el apoyo del presidente. Realizaremos unas acciones, programas educativas. Hay una idea de abrir un centro educativo o por los menos organizar unos cursos donde especialistas enseñarán algo importante de su profesión gratis. Todos tienen derecho a educación, todos la necesitan, pero no todos pueden permitírsela en Dominicana. En las escuelas públicas, lamentablemente, a los niños no les enseñan a pensar. Los alumnos solo van a la escuela por ir, e incluso en esas escuelas los padres pagan 4 mil pesos, mientras que otros no pueden pagar ni este dinero.

 

¿De dónde llegó la idea del centro educativo?

 

La idea fue inspirada por el primer hombre dominicano que alcanzó Everest. De hecho, ese hombre alcanzó todas las cimas del mundo, pero en Dominicana él se hizo famoso por haber sido el primero quien alcanzó Everest. Pues, ese hombre una vez en seis meses reúne a los voluntarios, después a los niños de los orfanatos, discapacitados, con parálisis cerebral, síndrome de Down, que juntos con los voluntarios van a ascender al Pico Duarte en Dominicana. Ellos ascienden al pico, pasan la noche allá, y por la mañana, cuando los niños son más animados e inspirados por haber hecho lo que hicieron, él dice: “Miren alrededor, todo esto es suyo, no hay ningunos límites”. Esto me conmovió el corazón. Por eso yo quiero abrir un centro educativo para mostrar que no existen límites, se puede todo, hay que conquistar el miedo de pensar y hacer. Dominicanamama es un proyecto global cuyo objetivo es cuidar de todos y eliminar límites.

 

Mientras estamos hablando con Ksenia, Timur y Varya tomados de la mano caminan alrededor de la casa, entran en cada habitación, en la cocina, salen al balcón. “Esta tradición nació enseguida cuando Varyuja empezó a caminar”, dice madre Ksyusha, fundadora del proyecto Dominicanamama, añadiendo que la felicidad más grande es ver a tus hijos sanos. Después de que Varvara sobrevivió una operación muy difícil, Ksenia lo sabe por cierto.

 

¿Puedes dar algún consejo a otros padres sobre cómo sobrevivir una enfermeded de un hijo moralmente, fásicamente y en el plan financiero?

 

Sinceramente, logramos hacer esa operación con éxito y con los mejores doctores solo con la ayuda del proyecto Dominicanamama. Si no fuera por el proyecto, nunca habría conocido a nuestros doctores ni sé que habría pasado al final. Recibimos una gran ayuda de Punta Cana Doctors que encontraron a un famoso cirujano en Santo Domingo y la doctora llegó a Higuey para atendernos. Además, ella me ayudó en trámites de seguro para que obtuvieramos un permiso de realizar una operación en la clínica donde la doctora y su equipo de cirujanos no trabajaban. Moralmente, creo que todos lo sobreviven diferente. Yo me sentía vacía por dentro, a mi esposo se le salieron las canas. Un consejo práctico es de no escuchar solo a un doctor, sino buscar consultas de varios doctores y nunca tratar de curar al niño con métodos propios. Aunque sea solo una gripe, con el niño siempre hay que ir al médico.

 

Después de la operación que sobrevivió mi hija, en el proyecto Dominicanamama me enfoqué en el apoyo médico de padres e hijos. Realicé la importancia de tal ayuda en este país. Es tan importante hacer una entrevista con un médico profesional y especialista en el área muy especial cuyo consejo en la vida real puede recibir solo muy poca gente. La consulta de unos especialistas con seguro cuesta 10 mil pesos, ¡y esto con seguro! Por ejemplo, la consulta de un alergólogo. Claro que es imposible cambiar la situación a gran escala para todos en poco tiempo, porque clínicas y doctores no pueden trabajar gratis. Pero por lo menos en este caso con el oculista, 10 niños tendrán la oportunidad de mejorar su salud. Es un pequeño cambio en general, pero es un gran cambio para esos niños, y es importante para mí.

 

Da un consejo más importante a una joven madre dominicana.

 

Siempre mantener tranquilidad y verificar cualquiera información varias veces. Lamentablemente, aún los centros más grandes y famosos cometen errores en medicina, educación, consejos de alimentación. Verifiquen información donde sea.

 

¿Cómo se puede confirmar la información?

 

En el portal Dominicanamama donde se publica información de los especialistas competentes cuya experiencia es verificada y confirmada.

 

¿Se puede contactarte directamente?

 

Sí, siempre estoy disponible para llamadas, mensajes. Siempre contesto. Y el grupo existe para recibir y verificar la información.

 

¿Al final, cómo se puede criar a un hijo feliz?

 

Niños felices son educados por padres felices. Esto no debe ser difícil. Los niños no quieren sacrificios, cuando sus padres no duermen, no comen, mantienen limpieza ideal, pasan todo el tiempo educando a los niños. Hay que hacer todo con medida, armonía y amor.

 

Palkina.

Idioma

Facebook